sábado, 9 de junio de 2018

Alrededores de Evora. Recorriendo el Alentejo por pueblos detenidos en el tiempo

recorriendo el Alentejo entre pueblos detenidos en el tiempo
El Alentejo Portugués representa una de las mejores sorpresas que esconde el país vecino. Ruralidad y autenticidad por los cuatro costados en estas amplias llanuras regadas por el Guadiana.

Ya os hablé de Evora en otro post. Una de las joyas alentajanas.

Pero en sus alrededores es muy recomendable algunas visitas a esos pequeños pueblos de frontera.
http://bitacoradelahenche.blogspot.com/2017/09/evora-el-corazon-del-alentejo.html


Monsaraz, quizá el pueblo más bello del Alentejo. 

Encaramado a una colina….parece haber detenido el tiempo en sus calles empedradas y casas encaladas, en sus pequeñas tiendas de productos artesanos.




Una fortificación perfectamente conservada que es un museo al aire libre.

 
 
 Se respira una atmósfera medieval en sus casas de grandes portones, su Iglesia y su castillo con vistas absolutamente inolvidables, hacia el pueblo y sus callejuelas o hacia el Guadiana y la frontera española
 
 

Pasead y buscad detalles. El pueblo está repleto de ellos.





 Cerca de Monsaraz, algunas sugerencias

 El pequeño pueblo de São Pedro do Corval, que es famoso por su larga tradición alfarera. Tiene docenas de talleres de alfarería donde se puede ver a los artesanos en acción y comprar algunas piezas a buen precio: platos, ollas, jarras, candelabros o baldosas. Con más de 20 'olarias' (talleres de alfarería), el pueblo es uno de los mayores centros alfareros portugueses
 
En Regueros de Monsaraz os recomiendo ir a comer a un pequeño y tipo restaurante: Adega do Cachete. Platos de barro, manteles de cuadros, trato cercano y una gastronomía tradicional para chuparse los dedos. Reservad¡¡¡¡ +351 266 549 568


Hededade do Sperao. Es una gran finca productora de aceites y vinos alentejanos. 



Una preciosa explotación repleta de viñedos, 




con un campo muy bello y una construcción muy moderna que contrasta con el mantenimiento de la tradición en la explotación. 
Se pueden hacer rutas en bici, catas de vinos y aceites…. Nos encantó¡¡¡¡

Reservamos una visita a la explotación y luego una cata de vinos y aceites. Todo buenísimo pero los aceites….exquisitos. Especialmente un aceite ecológico de calidad superior.

 


Como veis…el Alentejo es una tierra  rica en vino y gastronomía, con pueblos detenidos en el tiempo y tranquilas carreteras secundarias que oscilan a veces entre llanuras y dehesas….

Inolvidable

domingo, 20 de mayo de 2018

Parque Natural do Sudoeste Alentejano e Costa Vicentina



Parque Natural do Sudoeste Alentejano e Costa Vicentina

El Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina es uno de los litorales europeos mejor conservado, 
con sus escarpados acantilados, sus pequeñas calas casi desérticas, su ambiente “de pueblo”, sus senderos increíbles…
 Desde Sines al Cabo de San Vicente se extiende un litoral salvaje y lleno de encanto
Las playas, son perfectas para los aficionados al surf, por sus olas y su ambiente
El agua está congelada….sí congelada….
 


En casi ninguna playa hay servicios, ni chiringuito, ni hamacas, ni nada…Se agradece…
El estado de las playas y el paisaje es casi salvaje, los accesos no siempre son fáciles: escaleras empinadas, caminos, incluso alguna cuerda donde agarrarse para encontrar estas maravillas.




Encontrareis una enorme variedad de playas, desde extensos arenales a pequeñas playas encajadas entre acantilados y rocas, rojizas o de rocas granitas de tonos muy negros. Increibles

Algunas de nuestra playas favoritas: Praia Dos Alterinhos 










 
y Praia de Nossa Senhora (cerca de Zambugeira)






Praia Carvahal camino al sur (en esta playa hay un pequeño chiringuito y una escuela de surf)



 y el arenal meca de Surf que es Praia do Amado








 
Una recomendación: Amado merece todo un día y también la visita a Carrapateira, un pueblo precioso, blanco, azul, con molinos e iglesias muy mediterráneos




  y con algún chiringuito genial para esas meriendas deseadas después de un largo día de playa.
 




Otra recomendación: seguro que algún señor pasa por las playas vendiendo Bolinhas de Belem, por favor, probadlas. Están de muerte….

Además de las playas, es una delicia pasear por los senderos, disfrutar de los acantilados desde lo alto, 




visitar el cabo Sardão, con ese faro en mitad de la nada….

Además hay muchos pequeños pueblos, no muy turísticos y estupendos restaurantes, en casas de pescadores donde disfrutar de un buen pescado fresco, guisos de arroz y pescado, sopas buenísimas, percebes, ostras….y, por supuesto, sardinas.


Una recomendación de alojamiento, que merece un post a parte: Heredade do Touril.

Este año, seguiremos descubriendo la zona…..
Qué ganas…obrigada, Portugal¡¡¡¡