sábado, 10 de febrero de 2018

Aprendiendo de gastronomía china



aprendiendo de gastronomía china
“Para el pueblo, la comida es lo primero”. Antiguo proverbio chino que revela la importancia de la comida en la vida de los chinos.

Estoy convencida de que la comida constituye la esencia de una cultura y mis quince días en Shanghái han supuesto un acercamiento al rico patrimonio gastronómico cultural de China.

Me he sorprendido, he descubierto, probado, mirado inquieta….platos e ingredientes nunca degustados…

He aprendido sobre la importancia de la cocción de los alimentos

He disfrutado de la comida callejera con ojos que se me salían de la cara al ver ranas, algas e ingredientes no conocidos.


 






He curioseado en mercados 


y tiendas de alimentación, probando especias, mirando con la boca abierta peces vivos, ranas, calamares secos, diferentes tipos de arroz….


He probado desayunos absolutamente diferentes a los desayunos occidentales.

He tomado té, mucho té, te de rosas, té de flores, te blanco de jazmín que era una auténtica exquisitez….


 





He probado platos de nooddles y dumpling cocidos con salsas de carne y verduras buenísimos  (hasta hice un pequeño curso) y hot pot, y pato….
Creo que en este viaje he aprendido tanto de comida como en ningún otro viaje. Mi curiosidad y las enseñanzas de los alumnos de la universidad de SISU han hecho de este viaje una experiencia inolvidable.

Así probé los desayunos, viendo lo que ellos desayunaban y pidiéndoles que me lo pidieran para clases: leche de arroz, Bao Zi (bolas de pasta con carne o verdura dentro exquisitas). Esos desayunos se hacen en unas cestas (Zheng long) donde se cuece al vapor las bolas de harina de trigo rellena. Estaban…de muerte¡¡¡¡¡¡¡

 Además probé platos riquísimos en la universidad, ellos escogían ingredientes y yo me dejaba sorprender y me explicaban las diferentes regiones de los platos…. 

China es enorme y cada región posee platos absolutamente diferentes







Gracias a los alumnos aprendí de la comida callejera….y luego me lanzaba a probar todo cuando estaba sola…. 


Comida picante, bolas de pasta rellenas de carne,
 unos dumplings gigantes que dentro tenían sopa, brochetas de alas de pollo picantes….


  


 


Gracias que los estudiantes me traducían las cartas de los restaurantes podía ir cada noche a probar diferentes tipos de comida, con la carta traducida y llena de apuntes  para saber qué pedir. 

Como Grandma. Me encantó este restaurante¡¡¡ en Hongkou Plaza.








Allí también, en Hongkou Plaza, probé por primera vez la comida Teppanyaki. 


El arte de la placha Japonesa en el restaurante 57Grados. Exquisito, las verduras, las gambas, 
esas berenjenas alargadas, la ternera con trufa…..




También, en la universidad, probé cocina tradicional cuando el equipo decanal me invitó a comer: mesa redonda con una marte superior que gira para ir cogiendo cada plato, lo caliente, lo frio, los platos principales 
y el arte de poner la mesa en los manteles individuales, Siempre aprendiendo.



Y….la cena de despedida…Huo Giuo (hot pot). Una olla caliente típica de las provincias de Sichuan y Cong Qing. 
En esta ocasión, la olla que era preciosa estaba dividida en dos cocciones (una con champiñones y otra picante). ¡Madre mía¡¡¡








Yo seguí instrucciones porque la mesa se llenó de platos de con productos crudos que había que ir introduciendo en la olla y esperar diferentes minutos para su cocción: carne, pescado, gambas, verduras, piel de estómago de baca, ranas enteras¡¡¡¡¡¡

Y ahí me atreví, probé la rana¡¡¡¡ Una entera para mí. Y os diré que estaba exquisita.

Y una vez cocida, cada uno con unos palillos gigantes llevaba su ingrediente al plato y ponía salsas que previamente habíamos escogido. Me dejé guiar. Feliz y contenta con estos alumnos que me hicieron mi estancia en Shanghai inolvidable y gracias a los cuales he aprendido muchísimo….

Y esto….continuará….porque ya ….China ha abierto sus puertas a mi inquietud por conocer más de ese país milenario

viernes, 12 de enero de 2018

Shanghai imprescindible



Shanghai imprescindible
Han sido dos 16 dias intensos en una ciudad que me ha impactado, la tradición y la modernidad se entremezclan de manera sorprendente.

Imagino que si alguien viaja a Shanghai no lo hará para tantos días, por ello os recomiendo mis lugares obligados en la ciudad: Jardines Yuyan, Jin An Temple, Templo de Buda de Jade, zona de Tianzifang, zona Xiantiandi, el Bund, Century Park y Qibao.

Jardines Yuyuan

Fundados en el Siglo XVI imitando el diseño de los jardines de la dinastía Ming.


 Los colores del otoño en contraste con  los pabellones, los pequeños lagos  y las diferentes estancias del Jardin, invitan a caminar despacio, 
 
a observar los detalles de los diferentes edificios, 

a quedarse mirando sin más disfrutando de la tranquilidad del lugar ….


Os recomiendo que vayáis a primera hora para evitar las multitudes y porder disfruatar de la calma que transmite el lugar.


Rodeando el Jardín hay un gran bazar, un laberinto de puestos en edificios que recrean los edificios tradicionales de Shanghai.
Os recomiendo probar algunas de las propuestas gastronómicas de los puestos callejeros



Entrada: 6 euros; Metro: Yuyuan Garden- Linea 10


Jin An Temple


La sensación que sentí en este lugar no se borrará en mi vida de mi memoria.

El templo es precioso y contrasta con los rascacielos que le rodean. Madera, dorado, un inmeso patio central, capillas  con Budas y Guerreros…




Pero….lo que me impactó fue el olor a incienso, 

 los papelitos quemados balanceándose en el aire, el sonido de los monjes en el rezo, la gente inclinándose con el incienso entre las manos haciendo sus plegarias antes de depositar los palitos de incienso en el templete para quemarse, las ofrendas a los Budas…


Una espiritualidad insólita

Entrada : unos 6 euros . Metro: JinanTemple- Linea 2




Templo de Buda de Jade

El Templo del Buda de Jade fue creado en 1882 para albergar dos esculturas de jade de Buda de Birmania. Es el templo budista más importante de Shanghái.

Madera, cintas rojas que se mueven lentamente con la brisa, pequeñas capillas donde se recita una letanía con el sonido de una especie de “gong”.



Monjes vestidos de naranja, monjas de oscuro….Impactada¡¡¡Emocionada¡¡¡

La suerte de estar ahí en el momento de la ceremonia, la única persona occidental en el templo…sobrecogedor

Desde el metro hasta llegar al templo iréis por una calle tradicional (Anuyand) con pequeños comercios, edificios medio derruidos, mercados donde ver pescados vivos, diferentes tipos de arroces, motos que circulan repletas de paquetes….Eso es Shanghai, el de la mayoría de la población.

Olor a pescado, vísceras de animales, almecenes, ciendas de inciensos….vida….

Entrada: 4 euros



Tianzifang

Tianzifang es una antigua zona residencial de la Concesión Francesa donde se han asentado tiendas de artesanía, galerías de arte, cafeterías y restaurantes.

El ambiente por la tarde noche me encantó, con la iluminación de farolillos rojos en sus laberínticas callejuelas, 
los puestos de comida callejera, las casas de te….


 Os recomiendo varias cosas:

probad la comida callejera

visitad el Mercado Taikang Food MArket








Tomar un te en Zen Cha Lin, una pequeña tienda de te preciosa y con tés buenísimos

 

Ir a que os expliquen el arte del Te en una de las tiendas más bellas de la zona (Yanle Tea) con todos los utensilios y esos preciosos cuencos para el te…El te blanco de jazmín estaba increíble


Visitar la tienda de ropa artesanal pegada al mercado…..espectacular

Metro: Shanxi Road



Xiantiandi

Es un barrio formado con calles pequeñas con casas antiguas de ladrillo. Hay bastante contraste porque es su cercanía hay grandes rascacielos y hoteles de lujo, pero también casas tradicionales.


 Caminando desde el metro hasta la zona de estas callejuelas me tope con una antigua comuna comunista del gobierno chino para habitantes de Corea .

Además, una de las antiguas casas de ladrillo del barrio Xintiandi, hoy convertida en museo, fue el lugar en el que se celebró el Primer Congreso Nacional del Partido Comunista Chino.
En el interior es posible recorrer la habitación en la que Mao Zedong y los delegados procedentes de todo el país se reunieron en 1921 para fundar el Partido Comunista Chino. En las exposiciones se pueden ver las fotos de los asistentes, cuáles eran las bases del partido, o cual fue la agenda que siguieron durante la celebración del congreso.La visita a la casa es gratuita y merece mucho la pena.

La zona tienes pequeñas tiendas de lujo y restaurantes y cafés, aunque casi todo más occidentalizado.

Metro: Xintiandi, línea 10




The Bund

La zona comienza en People Squere y la calle peatonal y ultra comercial Nanjing East Road.

Existen muchos edificios estilo francés y edificios de uso antiguo portuario. 



Lo mejor es salirse un poco de la calle principal y perderse con las callejuelas y, sobre todo, esta zona posee el precioso hotel Peace y las vistas al rio y a los barcos que cruzan cargados.

Desde ese lugar, al final de la calle comercial, se.se obtienen las mejores vistas de Pudong, el distrito de negocios donde se encuentran los rascacielos: La torre de la Televisión, la perla de Oriente, uno de los símbolos de la ciudad.


El Shangahi Financial Center: con 492 metros de altura,es el edificio más alto de Shanghái y uno de los rascacielos más grandes del mundo.

La Torre Jin Mao, otro de los edificios más famosos de Shanghái

Otros lugares de interés en Pudong son el paseo junto al río, el acuario (situado junto a la Perla de Oriente) y el Century Park. Merece la pena visitar Century Park. Es u n oasis de paz y posee varios bosques de bambú , un jadín japonés y un gran lago.




Qibao

Este es un lugar mágico. La luz del atardecer, las casa antiguas, los canales, los templos, la iluminación…..


Se encuentra a unos 18 kilómetros del centro de Shanghai, pero se puede llegar en metro. Yo fue acompañada de tres alumnos de la Universidad de SISU y recuerdo esa tarde especialmente, por la charle y el aprendizaje de la gastronomía local….pregunte y pregunté y probé varias cosas en los puestos callejeros.

Construido en el periodo de la cinco dinastías  con casi mil años mil años de antigüedad, está  atravesado por dos vías de agua. Alrededor de los canales hay numerosas casas tradiciones muy bien conservadas,  jardines, templos, tiendas y restaurantes

Me gustaron especialmente las casas de te,






las tiendas de artesanía dedicadas a la caligrafía china y los pequeños puestos de comida. 


Probamos un tofu fritos con salsa agridulce y unas pequeñas tortas fritas que luego se ponen en un horno para que queden crujientes u tienen dentro una especie de cebollino (Con You Bin). 
Todo exquisito, gracias a las recomendaciones de Miguel, Sebastián y Nicolás