miércoles, 2 de noviembre de 2011

Otoño en Helsinki

Ideas que vienen del frío, salmón, cafés enormes y diseño nórdico.
Helsinki es de esas ciudades que calman el alma.
Sí. No hay mil cosas para ver. No tenemos una lista de “imprescindibles” que “hay que ver” (monumentos, iglesias…). Y, por eso, merece una visita.
Merece una visita pasear por sus calles espaciosas, por su puerto, por su mercado de los sábados, por las calles empedradas del casco viejo….Y …oir el silencio, tus pasos al caminar y el ruido de los tranvías…
Helsinki es nórdica, pero también un poco rusa. Se percibe en construcciones e iglesias el pasado ruso de Finlandia.
Quizá, lo que más me gusta de la ciudad sea su mercado de los sábados frente al puerto.
Frente al Báltico se levantan sus puestos de frutas (atención a los frutos rojos y a las setas), artesanía de madera, productos relacionados con Laponia y puestos de comida.
He visitado unas ocho veces esta ciudad. En pareja, sola, con amigos…y…me gusta, me calma.
Esta vez son pocas horas, entre Vilnius y Madrid, pero aprovecho la escapada.
Es sábado y dos o tres de mis lugares favoritos me esperan.
En diciembre volveré de nuevo. Os contaré más cosas. Será invierno. Es otro Helsinki ¡la nieve lo cambia todo¡
Llego en bus desde el aeropuerto (la mejor forma de llegar a la ciudad es el bus de Finnair, tarda 25 minutos a la Estación Central de trenes, en pleno centro). Los grandes parques me dan la bienvenida con colores de otoño.
Camino por Esplanad (el paseo central que lleva al puerto). El otoño está radiante, los colores ocres y amarillos de los árboles son una maravilla.

Lo primero que hago es ir al mercado del puerto. Huele a mar, a café que humea en los puestos de comida y a pescado ahumado.



Un par de barquitas de pescadores venden pescado ahumado en papel de estraza, arenques. Con ello me voy a una de las mesas comunitarias de los puestos de café. Hace sol.¡que delicia de pescado¡
El mercado del puerto es una gozada, pero muchos turistas se quedan ahí.
Realmente es el preámbulo a un lugar mejor. El mercado antiguo ubicado en un edificio histórico de camino a la salida de los barcos que van a los países nórdicos y bálticos.
¡como me gusta ese lugar¡
Los barcos, la iglesia ortodoxa de fondo…y el antiguo mercado.
 












Me tomo un café latte en un vaso de loza enorme, bien cremoso. Paseo por los puestos de pescado: arenques, trucha ahumada con pimienta, tacos de salmón asado (mi favorito) como de dos dedos de alto, botes de conserva de arenques con mostaza….¡me llevo un poco de todo para España¡



Paseo por el puerto y camino por las calles empedradas que llevan a la catedral, gigante, blanca, imponente.

Se cruza un tranvía verde. Me encanta el ruido del tranvía.

Callejeo hasta salir de nuevo a Esplanad.
Allí están mis tres siguientes citas:
-          Marimekko
-          Ittala
-          Café Aplanad
Marimekko. No se si conocéis a esta diseñadora. Es alegre y divertida. Mucho color para el clima gris y blanco del norte (las luces del norte). Flores de colores fuertes. En la tienda hay de todo: bandejas, telas, manteles, complementos (atención a los monederos y las fundas de gafas) y ropa.



Paso por Ittala, una tienda de diseño de cristal alucinante. Especialmente tienen pequeños vasos de cristal para meter velas…¡los mas bonitos los que con formas curvas semejan una cornamenta de un reno).


Callejeo y veo por primera vez la tienda de H&M para la casa. Ya es Navidad….

Y …llego a Stockmann. Es un gran almacén, pero en el piso -1 tiene una tienda de comida que es un paraíso. Para llevar, para comer allí, para comprar cosas…¡hay mil cosas que no existen en España¡ Cocina nórdica, reno cocinado, reno ahumado, comida japonesa, pescados de todo tipo, decenas de tipos de panes y lo mismo de regaliz (que bueno está el de la bolsa roja….por favor, comprar regaliz en Finlandia, especialmente el salado…)

Uf¡¡¡ Tengo hambre¡ Son las 14.30. Me voy a Café Splanad. Bollos, bocadillos, sopa de salmón y un café buenísimo.
Es un lugar lleno de gente. Con buen ambiente: jóvenes, estudiantes, parejas con peques (por cierto, que ropa más chula llevan los peques), señores mayores…



Voy a por la maleta que he dejado en la consigna de la estación de trenes (una buena idea si vais luego  a otro lugar, a un precio de 3 o 4 euros).
Me despido de Helsinki hasta el invierno.
Recordad:
-          Mercado del puerto (sábados)
-          Mercado antiguo
-          MArimekko
-          Stockmann
-          Ittala
-          Cafecito y comida, en el mercado antiguo, en el Café Splanad o en el deli de Stockmann
-          Paseo por los alrededores de la catedral.

    

2 comentarios:

  1. Finlandia es el destino para el año que viene sin duda alguna. Tengo muchas ganas de ir y poder disfrutar de ese pais taaan increible!
    Ya te pediré cosillas cuando vaya!
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. En diciembre tendrás mas cosas¡¡¡

    Hay lugares increíbles¡¡¡ y la zona de los lagos en maravillosa…

    Blanca

    ResponderEliminar